Filtrar por

Marca

Marca

Precio

Precio

  • 14,00 € - 70,00 €

SUBCATEGORÍAS



Filtros activos

Especialmente diseñada para aperturas estrechas.

Cubre huecos de 63 a 69.5 cm.

Se abre en ambos sentidos y dispone de cierre doble para una mayor seguridad.

Últimas unidades en stock

La extensión de puerta U-Pressure Fit de 28 cm se puede utilizar en puertas de seguridad de fácil cierre de metal, Easy Close Deco, Easy Close Wood & Metal y Auto-Close.

Esta extensión de puerta para bebés se puede utilizar sola o en combinación con otras extensiones (7 cm, 14 cm o 28 cm).

Últimas unidades en stock

La extensión de puerta U-Pressure Fit de 14 cm se puede utilizar en puertas de seguridad Easy Close Metal, Easy Close Deco, Easy Close Wood & Metal y Auto-Close.

Esta extensión de puerta para bebés se puede utilizar sola o en combinación con otras extensiones (7 cm, 14 cm o 28 cm).

Últimas unidades en stock

La extensión de puerta U-Pressure Fit de 7 cm se puede utilizar en puertas de seguridad de fácil cierre de metal, Easy Close Deco, Easy Close Wood & Metal y Auto-Close.

Esta extensión de puerta para bebés se puede utilizar sola o en combinación con otras extensiones (7 cm, 14 cm o 28 cm).

Últimas unidades en stock

Easy Close Metal de Safety 1st combina simplicidad y seguridad y es muy fácil de instalar gracias a su marco en forma de U con 4 puntos de presión.

El diseño del asa hace que sea fácil de abrir para los padres pero difícil para los niños.

Es adecuada para aberturas de entre 73 cm y 80 cm, pero se puede extender hasta 136 cm con extensiones disponibles por separado.

Últimas unidades en stock

BARRERAS DE SEGURIDAD PARA BEBÉS

Cuando hablamos de seguridad en el hogar para los bebés, sin duda hay muchos elementos a tener en cuenta que intervendrán y harán que un determinado entorno pueda calificarse o no de seguro. Uno de los elementos más importantes de esta categoría son las barreras para bebés, puesto que impedir el paso en alguna dirección será de vital importancia en cualquier casa, evitando el acceso a una estancia o una situación poco segura.

Si nos referimos a barreras, habrá que diferenciar las de puerta o pasillo y las de cama, también denominadas barandillas.

En cuanto a las barreras de puerta tendrás que tener en cuenta que existen fundamentalmente dos tipos: las barreras de presión y las atornilladas. Se diferencian, lógicamente, en el mecanismo de anclaje o sujección. Las de presión incluyen unos tornillos regulables en sus laterales que te permitirán, siempre y cuando tengas dos paredes o dos superficies con buen apoyo, ajustarlas y sujetar correctamente la puerta. Las atornilladas implicarán tener que agujerear la pared para fijar la barrera, pero aportarán un mejor anclaje. Fíjate en la anchura que quieras salvar, pues en algunos casos será necesario incluír alguna extensión adicional.

Si nos referimos a las barandillas de cama, tendrás que valorar si la cama de tu peque es nido (el canto del colchón está parcialmente visible pero metido en una estructura de madera) o si por el contrario es un colchón sobre un somier, quedando el canto del colchón enteramente a la vista, pues en función de eso, la barandilla podrá tener la articulación sobre la que se abate en la esquina o desplazada un poco hacia arriba (el caso de las barandillas para cama nido) permitiendo salvar la estructura de madera y abatir la barandilla cómodamente. Como dato a mayores, te podrás encontrar diferentes medidas de 130 a 150 cm, pensadas para poner en camas de 180 a 200 cm de largo respectivamente. Algunos modelos podrán incluír también una cinta de seguridad que se engancha al extremo opuesto donde se coloque la barrera para evitar su vuelco.